Hispanos exigen investigación en caso de mexicano asesinado en estado de Washington.

El líder de un grupo hispano en Pasco le pidió al Departamento de Justicia federal que investigue la muerte a tiros la semana pasada de un mexicano que huyó de policías tras presuntamente lanzarles piedras.

En una carta dirigida al secretario de Justicia Eric Holder, Félix Vargas, presidente del Consejo Latino, argumenta que una pesquisa efectuada por una unidad regional de investigaciones especiales «no tendrá ninguna credibilidad», reportó el periódico Tri-City Herald.

La unidad ha exonerado a agentes en revisiones de otros tres tiroteos recientes de la policía en Pasco, hizo notar Vargas. Está integrada por cuatro agencias policiales distintas y no incluye a agentes municipales, pero de todas formas sus miembros podrían sentirse presionados para exonerar a colegas locales, señaló.

El Consejo Latino lo forman en su mayor parte líderes hispanos de negocios de esta ciudad del sureste de Washington en la que viven unas 68 mil personas.

La noche de la balacera, Antonio Zambrano Montes, de 35 años, presuntamente estaba arrojándole piedras a los automóviles y a la policía en un cruce de caminos muy transitado en Pasco.

Autoridades policiales dicen que las piedras alcanzaron a dos agentes y que Zambrano Montes se negó a soltar otras. Indicaron también que no fue posible subyugarlo con una pistola de aturdimiento.

La policía dijo que los agentes se sintieron amenazados por el comportamiento de Zambrano Montes.

El sargento Ken Lattin de la policía de Kennewick, portavoz de la unidad especial que investiga el tiroteo, dijo que autoridades federales o estatales serían bienvenidas para revisar los hallazgos posteriormente, pero que la investigación sobre el homicidio en sí debe dejársele a la policía.

«No hay nadie más que investigue homicidios; somos los mejores en eso», señaló. «El tener supervisión no tiene nada de malo, pero nosotros hacemos la parte de la investigación».

Los agentes están obligados a efectuar la pesquisa en forma imparcial, dijo Lattin.

La misiva de Vargas también hace notar que uno de los tres agentes involucrados, Ryan Flanagan, fue acusado en 2009 de usar fuerza excesiva y de discriminar a una mujer hispana de 30 años. Flanagan y otro policía le causaron quemaduras de segundo grado a la mujer al apoyar su rostro contra el capó caliente de una patrulla de la policía, afirma la demanda.

Pasco llegó a un arreglo por 100 mil dólares para finiquitar el caso. (Excélsior).

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.