En Primera Plana: DÍAS ACIAGOS. Abril 2, 2020.

En tiempos de crisis se mide el verdadero tamaño de las personas, y por supuesto de un líder.
“Prevaleceremos, en nuestra hora más oscura” dijo Churchill cuando Gran Bretaña estaba pasando la etapa más difícil de la Segunda Guerra Mundial y los demoledores bombardeos de la Luftwaffe cada día.
Y lo lograron. No solo sobrevivieron. Ganaron la guerra.
Hace unos días, la canciller alemana Ángela Merkel en sentido mensaje a su país y el mundo sobre la pandemia de COVID-19 dijo que Alemania se enfrentaba sin duda a “su reto más difícil desde la guerra mundial”. A los pocos días, el Ministro de Finanzas de su gobierno se suicidó lanzándose a las vías del tren. Simplemente no pudo con la crisis que le venía encima.
Y esta mañana, triste mañana; el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador dijo que esta crisis y la actual pandemia le habían caído “como anillo al dedo” a su gobierno para acabar con la corrupción y concluir la 4T.
Así es el tamaño del titular del ejecutivo federal. Poco importan los enfermos, los muertos por la enfermedad, los asesinatos por la violencia desatada, los feminicidios, el desplome económico que se siente ya, la pérdida de confianza en el país y demás que vengan.
La obsesión personal de venganza y destrucción del que parece a todas luces un desequilibrado mental, un hombre lleno de traumas y envidias y por si fuera poco con el afán protagónico de linchar públicamente a todo aquel que se atreva a disentir de su forma de pensar.
Ese es el presidente que tenemos. Un enano mental, de pocas miras y rencores anclados en ideología caduca.
México está en este momento en una de sus horas más oscuras. Si vamos a prevalecer o no; depende de nosotros; como sociedad civil mexicana. De que digamos ¡ya basta! Y nos hagamos responsables de este país.
Porque de nuestro actual Gobierno no esperemos recibir nada, más que censura, reclamos y descalificaciones. No. Este Gobierno y su presidente no están a la altura de las circunstancias.
Nosotros, mexicanos; tenemos que estar. Las futuras generaciones nos juzgarán.
Así sea.
Emilio E. Moller Bernés.
Primera Plana México
Abril 2, 2020.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.