A Ocho Columnas: Poco margen de maniobra.

El recorte del presupuesto anunciado por el Gobierno Federal de 124 mil millones de pesos se ve oportuno y responsable. Como también lo sería revisar con ojos críticos y analíticos la Reforma Hacendaria. Ante el desplome de los precios internacionales del petróleo; para este año 2015 opera el seguro contratado por el Gobierno. Pero se espera que la turbulencia dure varios meses; mientras se recupera el precio del mismo y aún así es muy probable que no llegue a su precio anterior. Dada esta circunstancia, el margen de maniobra de la SHCP y Banxico es cada vez más estrecho.

Prudencia y seriedad de parte de la autoridad sería considerar ajustes a la Reforma Fiscal o Hacendaria para hacer frente a lo que ocurre en el mundo y establecer medidas de largo plazo para evitar situaciones que descompongan la economía nacional. En mi opinión; lo mas sano es reducir el ISR de su tasa actual a una entre el 24-26% y gravar con impuesto al consumo (IVA) entre la tasa actual y un 18% todo producto que se comercialice en el país; incluyendo alimentos y medicinas; por supuesto dejando una canasta básica de productos exentos (que no es lo mismo que tasa 0) donde bien pueden ir algunos alimentos y granos no procesados: tortilla, frijol en grano; maíz en grano, arroz en grano; leche, etcétera. Una reforma a largo plazo. El debate seguramente se dará después de las elecciones ya que hasta marzo y abril se verá el verdadero impacto de esta reforma; cuando se presenten las declaraciones anuales del ejercicio 2014. La óptica al conocerse la Reforma Hacendaria era que el gobienro y el secretario Luis Videgaray Caso se habían quedado cortos. La situación actual lo estaría corroborando.

México como cualquier país del mundo debe vivir de su producción y consumo interno además de sus exportaciones. Somos todavía uno de lis países con menos eficiencia recaudatoria del continente y del hemisferio occidental, comparándonos con Haití. Es imprescindible aumentar la base gravable; tanto de productos como de contribuyentes. De lo contrario se estarían creando las condiciones para una situación nada grata para nuestra economía. Tendremos que llegar a un IVA generalizado tarde o temprano. El presidente Peña Nieto ha asumido cabalmente el costo político de todas las reformas. La Reforma Fiscal tiene todavía asuntos pendientes. Todavía estamos a tiempo. Por el Futuro de México.

Que tenga un magnífico día.

Comentarios a: emollerb@live.com
Twitter: @EMollerB
Facebook: Emilio E. Moller

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.