En Primera Plana: Vuelve la Cervecería.

Me parece que de lo más importante del segundo Informe de Gobierno es el regreso a Mérida de la Cervecería, cuya antecesora fue una empresa nacida en Yucatán con capital yucateco y que desapareció porque se quedó atrás en el desarrollo de nuevas tecnologías y se le vendió a Modelo de México que ahora ya no es de capital totalmente mexicano, sino asociado con marcas mundiales de la industria cervecera. Todo se ha transformado.

Es interesante saber que se va a instalar en Hunucmá, camino a Sisal, tierras olvidadas y castigadas por el tiempo y la historia.

Cuenta la historia que hace más de 200 años al llegar la emperatriz Carlota, todos los habitantes de Sisal y Hunucmá y vecinos de haciendas del camino salían con presentes para la noble que vino de visita.

Por un total desconocimiento, a estos pobladores los tildaron de traidores a la patria al desaparecer la monarquía, y desde entonces hasta la fecha aquélla fue una zona del Estado olvidada por los que nos gobernaron, con excepción de uno o dos que se ocuparon de apoyarlos económicamente. Con éstos se invirtió en carreteras, en muelles y hasta se pensó en un aeropuerto.

Pero volviendo a la realidad, gracias a las gestiones del gobernador Rolando Zapata Bello, hoy existe la posibilidad de desarrollar un polo económico con la Cervecería y los negocios que se tiene necesidad de instalar alrededor, desarrollar y capacitar a la gente de la zona y aprovechar la cercanía de Yucatán con Cuba para facilitar en breves años la exportación de cerveza.

Cervecería Modelo volvería a fabricar, con la fórmula original, las marcas León Negra y Montejo, que fueron las que abrieron los mercados a Yucatán, así como la clara envasada en barril.

Cambiando de tema, esta semana disfrutamos los que asistimos al Teatro Peón Contreras del inicio de la temporada número 13 de la Orquesta Sinfónica de Yucatán, que hace más de seis años y medio es dirigida por el maestro Juan Carlos Lomónaco.

Fue una tarde llena de alegría, pues comenzó la temporada con un concierto de valses hermosísimos y terminó con uno de los clásicos: el Danubio azul.

El maestro Lomónaco logró una sinergia completa. Al terminar la interpretación del Danubio azul, el público aplaudió de pie por más de cinco minutos la primera presentación de la temporada.

Se vivió un remanso de solaz y alimento del espíritu. Eran Lomónaco, la Orquesta y el público. Felicitaciones a Sedeculta, al Gobierno del Estado y al Fideicomiso Garante de la OSY.

Comentarios a: emilio_radio@yahoo.com.mx
Twitter: @EMoller1942
Facebook: Emilio Moller Bauzá

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.