Hoy más que nunca, hay que defender a órganos de transparencia.

Agencias – Redacción. – Ante los embates del Poder Ejecutivo federal y de los estados, la sociedad civil y los órganos de transparencia deben fortalecerse para no sucumbir y dejar de ser un contrapeso en el sistema democrático del País, consideraron especialistas.

Durante el «Encuentro conmemorativo a 20 años de las primeras Leyes de Transparencia en México», integrantes del denominado Grupo Oaxaca, que fueron los primeros impulsores de la creación del entonces IFAI, opinaron que el reto ahora es consolidar la institucionalidad de los órganos garantes.

«Nuestro federalismo está sufriendo, otra vez, un impulso centralista por el ejercicio del poder. Lo vemos con Gobernadores que se vuelven a plegar con el titular del Ejecutivo federal como ocurría y nos quejábamos hace más de 20 años», afirmó el ex magistrado electoral Salvado Nava.

«Claro, ahora tenemos instituciones que son mecanismos para tratar de hacer un contrapeso y hay que aprovecharlo, ¿cómo? fortaleciendo hacia adentro las propias funciones. Creo que es por ahí como hay que hacerlo».

El derecho de acceso a la información, dijo Issa Luna Pla, académica del Instituto de Investigaciones Jurídica de la UNAM, siempre estará bajo presión del poder político por lo que es indispensable fortalecer a quienes garantizan ese derecho.

«Me parece que el poder que se le otorgó al Instituto Nacional (de Transparencia), en la nueva legislación y en la antigua legislación, estaba previsto para ejercer un poder de garantía de un derecho fundamental», planteó.

«Y eso tenemos que tenerlo muy en mente para fortalecer nuestras instituciones porque los embates que vendrán no siempre van a ser predecibles, los tiempos que vendrán van a ser con muchos cambios y seguramente con un sistema fuerte, con un INAI fuerte, y con unos órganos de los estados fuertes, lo vamos a poder sortear».

El comisionado del INAI, Francisco Javier Acuña, acusó que se pretende debilitar a los órganos garantes de transparencia para evitar que sean contrapeso a los poderes públicos, pues al limitar la transparencia se aumenta la discrecionalidad y se reduce la rendición de cuentas.

«Sí (queremos) un federalismo, pero en el que hacen falta Gobernadores que no quieran tener a los institutos de transparencia plegados a su voluntad. Quitarles el oxígeno de la boca y dejarlos empañados porque estas instituciones son tan delicadas que hasta con el vaho se empañan», sostuvo.

«Estas instituciones nacieron para ser irreverentes, pues sí, aunque no les agrade, no lo soporten y no lo puedan comprender en el tiempo y en el espacio, porque eso es así. No nacieron para hacerles cascafiatas, ni para hacerles aplausos, ni para ser acólitos de sus enseñanzas y sus prédicas».

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.